Opinión: “La política es con llorar”

Por Reinaldo Freddy Mix Jiménez, Profesor, Narrador Oral y Juguetólogo, Director creativo de “Periplo, una travesía lúdica por el mundo” y Candidato a Concejal por Valparaíso.

Cuando nos acercamos a la política escuchamos en forma recurrente la frase “la política es sin llorar”. Sin embargo, hace 40 años, siendo un niño aún, decidí incorporarme a la lucha en contra de la dictadura, la que trajo costos personales y familiares, que van desde allanamientos al hogar de mis padres, tortura y prisión política personal, persecución y discriminación.  Puedo decir con toda certeza y sin lugar a dudas que la política es Con Llorar. 

Lo que nos hace humanos, lo que nos distingue como especie, es la capacidad de emocionarnos, la capacidad de empatizar, de ser sensibles frente a la necesidad o el dolor del otro, de enfrentar y superar el dolor, es comprender la sororidad, es pensar en comunidad, en definitiva, soy un llorón, aunque muchas veces las lágrimas no broten.

Lloré el día que fuerzas represivas de la dictadura asesinaron a los hermanos Vergara Toledo, lloré cuando mi hermana estuvo secuestrada por la CNI y lloré cuando fue rescatada por abogados de DDHH Lloré cuando ganamos el plebiscito del 88, y lloré cuando sentí la traición de sucesivos gobiernos vendidos. Lloré por mi primer amor y lloré por mi último amor, lloré con el nacimiento de mis cuatro hijos, y con las muertes de mis padres. Lloré varias canciones, obras de teatro y muchas películas. 

Lloré de emoción con la revuelta, con los cabros lindos que saltaron el torniquete y lloré de pena con los asesinados y miles de mutilados, lloré de impotencia por la inJUSTICIA del sistema y aún sigo llorando por los presos de la revuelta. 

He llorado tantas veces por mi amado Valparaíso que ya perdí la cuenta, al ver la pobreza y abandono de las autoridades centrales. Deslizarse por sus cerros y sus adoquines camino al plan, es llorar cada día, aún más después de innumerables sismos e incendios, recorrer el litoral y sus atardeceres es emocionarse entre tonos rojos y amarillos. Caminar entre las casas colgantes, los balcones y recuerdos de un “puerto principal” que poco a poco va dejando de serlo, con la complicidad de quienes están llamados a cuidarlo y defender su patrimonio.

Pero también, he llorado de emoción con los miles de jóvenes que acudieron en su socorro; ahí estaban, con un pañuelo amarrado en su rostro y el alma puesta en su voluntad y trabajo colaborativo, llenos de hollín y de barro, en una cadena de voluntades, organizando la olla común, el trabajo voluntario o trayendo alegría a los niños.

Me enoja ver que l@s niñ@s son las víctimas silenciosas de un sistema que los ignora, arrastra al trabajo, la explotación sexual y el abandono.

He luchado durante 16 años, levantando oportunidades con el proyecto educativo y recreativo “Periplo Juegos del Mundo” llevando momentos de gozo y aprendizaje a miles de niños y niñas en diferentes cerros y espacios de Valparaíso, ver sus rostros llenos de alegría es volver a la infancia, es volver a emocionarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s