Opinión: ” El 2020 de los Profesores”

Por Ángela Aguilera, Educadora de Párvulos.

Imposible pensar que este 2020 no quedará grabado en nosotros y que será un año que más adelante seguro será motivo de análisis, libros, películas y hasta series. Resulta difícil no pensar que el gremio de la salud sacó la peor parte este año y que sus familias fueron quienes sufrieron un daño colateral. Creo que  hay que ser muy mal agradecidos para no mencionarles y pensar en los que dieron la vida por cuidarnos y en la pena, rabia y el nulo consuelo que sus familias aún sienten ¡Infinitas gracias para ustedes!

Sé que fueron muchos los trabajadores que tuvieron que reinventarse, muchos los que vieron sus puestos de trabajo perdidos y muchos los que vieron cómo sus empleadores, aún teniendo los recursos para poder mantener sus sueldos por unos meses, prefirieron meter la mano a los fondos de sus trabajadores sin asco y con cero generosidad hacia esos empleados, que tuvieron la camiseta puesta y que muchas veces dejaron sus familias de lado por cumplir.

Los profesores recordaremos este 2020 como un año de aprendizajes, de grandes desafíos, de perder en parte la esencia de nuestro trabajo que es el contacto directo, la cercanía y ese apego que se genera entre  nuestros pequeños y nosotros. Nos esforzamos por traspasar a través de una pantalla el cariño hacia nuestros pequeños, pero que aún así logramos sacar adelante este proceso donde no contamos con el  apoyo ni con los recursos, ni un lineamiento claro de nuestras autoridades. Lo único que vimos de ellos fue una errática y desafortunada conducción, dejando de manifiesto que quienes están a cargo de uno de los más importantes ministerios tienen cero conocimiento de cómo se trabaja en educación y del nulo respeto hacia quienes día a día damos todo por sacar adelante a nuestros estudiantes.

Difícilmente olvidaremos cuando el “Ministro” dijo que los profesores estábamos “cómodos” en nuestras casas, que por eso no queríamos volver. Pero este señor que vive en una burbuja no tiene idea de lo cómodos que estábamos trabajando de lunes a domingo, creando videos, editando videos que en lo personal tuve que aprender y a veces levantarme a las 4 ó 5 de la mañana para agregarles el audio para que no saliera el ruido de la movilización. Además, teniendo que hacer cápsulas, preparando guías, haciendo reuniones con nuestros colegas en distintos horarios para poder organizarnos en los contenidos a trabajar, reuniones en la tarde noche para postular a proyectos para ganar recursos para la escuela, en buscar actividades que nuestros niños y niñas puedan realizar en sus hogares con materiales que puedan tener para que no tengan que salir, ni tampoco gastar, hacer campañas para conseguir desde alimentos hasta equipos para que los niños puedan conectarse, porque fueron las escuelas las que buscaron cómo proveer de internet a sus estudiantes con la compra de chip, no el ministerio. El ministerio que gastó 350 millones en un comercial inútil, en vez de gastarlos en lo que necesitaban los estudiantes. Los profes invertimos en compras desde  computadores, celulares,idas al oculista, compra de lentes, idas al doctor por tendinitis, dolores de espalda, cabeza, etc , escritorios, trípodes para celular, material fungible entre otros para poder realizar nuestros acompañamientos. Andar muchas veces detrás de los apoderados para que se conecten cambiando y adaptando horarios ,haciendo clases de a uno para los niños que no podían concentrarse con el grupo o que los horarios de los papas no coincidían con los horarios que se ponían para el curso y, especialmente, trabajar en grupos pequeños con los niños de mi nivel Pre kínder para que pudiera haber una mejor conexión ,menos distracción y para poder lograr aprendizajes. Recibir trabajos, preguntas o alguna información solicitada por la escuela incluso cerca de las 2 de la mañana, donde tuvimos que ser fuertes para no quebrarnos emocionalmente y poder seguir funcionando cuando nuestros apoderados o ex apoderados nos comentaban distintas situaciones familiares  graves en la cual muchas veces nos sentimos con las manos atadas y la única ayuda que podíamos dar era escuchar y dar alguna palabra de aliento.Pero si estamos

 “Súper cómodos señor Ministro”.

Siempre he pensado que de todo hay que sacar lo positivo y, definitivamente este año dejó claro lo importante que somos los profesores para la sociedad, la vocación que ponemos en nuestro trabajo y, sin lugar a dudas, en lo personal y sé que a una gran mayoría de colegas le pasó, fue el escuchar ese GRACIAS profe de sus alumnos y especialmente de los apoderados que como nunca han valorado esta hermosa y maravillosa profesión que es educar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s