Sri Lanka: atentados en hoteles e iglesias dejaron más de 200 muertos

Los principales objetivos de los ataques fueron tres iglesias donde se habían reunido miembros de la minoría cristiana (que suponen el 7% en ese país de mayoría budista) para celebrar las pascuas y cuatro hoteles de lujo de la capital Colombo.

En total, se registraron ocho explosiones en Colombo y las ciudades de Dehiwala, Negombo y Batticaloa. La policía ya arrestó a siete sospechosos y cree que todos los atentados fueron realizados por un mismo grupo.

Imágenes dentro de la iglesia de San Sebastián en Negombo, a unos 40 kilómetros en el norte de Colombo, muestran que la onda explosiva había alcanzado el techo.

Al menos 27 ciudadanos extranjeros fallecieron en las explosiones, entre ellos un holandés, dos turcos, dos portugueses y ciudadanos británicos y estadounidenses, según publicaron varias agencias de prensa.

La agencia noticiosa Reuters, citando una fuente policial, señaló que al menos 50 personas habían muerto en Negombo, mientras que otras fuentes señalan que fueron los 27 los que murieron en Batticaloa.

Un empleado del hotel Cinnamon Grand le dijo a la agencia AFP que la explosión había causado destrozos en el restaurante del hotel y que había matado al menos a una persona.

Otra detonación se reportó en un zoológico de la ciudad de Dehiwala, en el sur del país, donde dos personas murieron.

“Escenas horribles”
El presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, emitió un comunicado en el que hacía un llamado para mantener la calma y apoyar a las autoridades con sus investigaciones.

“Condenamos con firmeza estos ataques cobardes. Hago un llamado a los habitantes de Sri Lanka para mantenernos unidos y fuertes durante este trágico momento”, señaló el jefe del gabinete de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe.

El gobierno ha impuesto un toque de queda en todo el país, en respuesta a los atentados. Las autoridades también han bloqueado el acceso a las principales redes sociales en un aparente esfuerzo por evitar la difusión de rumores e informaciones falsas.

En su cuenta de Twitter, el ministro de Economía, Mangala Samaraweera, dijo que los ataques parecen ser “un intento bien coordinado de crear anarquía y caos que había matado a muchas personas inocentes”.

Hasta ahora ningún grupo se ha atribuido su autoría.

En los últimos años, desde el fin del conflicto interno en el país en 2009, se han presentado casos esporádicos de violencia, sobre todo con miembros de la mayoría budista cingalesa perpetrando ataques contra mezquitas y otros edificios de propiedad de musulmanes.

Debido a esto se declaró el estado de emergencia en marzo de 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s